Reseña
Publicado el 18 mar 2020

La rebelión consiste en mirar una rosa hasta pulverizarse los ojos | Sobre Pájaro Piedra

En Kino
Reseña
por María Cristina Torres Valle Pons
En Kino

Un cubo no blanco con una cuarta pared que es una pantalla de cine y un prólogo desplazado hacia un lugar aparte. La dualidad entre la naturaleza y lo artificial se desdobla para cuestionar sus nombres y la certeza de su oposición desde el presente del colapso ecológico, el régimen especista y el extractivismo.

Desde un punto de vista histórico, ars (hacer, crear), la raíz común de los conceptos “arte” y “artificial”, ha sido opuesta a natura (lo que nace). ¿Cómo y para qué hacer arte sobre aquello que el lenguaje ha arrojado fuera de sus límites? ¿Es posible hacer arte desde la naturaleza y no solo sobre la naturaleza?

El proyecto Pájaro piedra, conformado por una exposición en Kino, dos proyecciones en Cine Tonalá y una exposición en Patricia Conde Galería, explora la intersección entre ars y natura desde conceptos como el colonialismo y el antropoceno en la obra de siete artistas articulados por la curaduría Andrea Celda en colaboración con Elisa Celda.

Anne Beentjes, Sin título (El viento) de la serie 'Una Extraña Invasión' 2018, fotografía análoga. Cortesía de la artista y de Kino
Anne Beentjes, Sin título (El viento) de la serie 'Una Extraña Invasión' 2018, fotografía análoga. Cortesía de la artista y de Kino

Anne Beentjes, Pájaro piedra, Kino, Ciudad de México, 2020. 
Cortesía de Kino
Anne Beentjes, Pájaro piedra, Kino, Ciudad de México, 2020. 
Cortesía de Kino

En 2018 la fotógrafa holandesa Anne Beentjes visitó El Huizache en San Luis Potosí, una pequeña comunidad rural ubicada a escasos tres kilómetros de un vertedero tóxico que ha envenenado la zona durante décadas: tierra herida con una lepra verde brillante. La comunidad sospecha ante la mirada de un cuerpo blanco europeo y su cámara fotográfica. Una extraña invasión es el resultado de la aproximación entre las expectativas gestadas por una imaginación extranjera y el ominoso encuentro de un suelo empapado de muerte; la serie muestra imágenes de una tierra profanada por la industria, cuyos negativos son carcomidos por los mismos químicos que dejan su huella indeleble en el paisaje.

Dos fotografías y un video en negro y gris muestran a una persona que camina, espera y escala relieves de alguna piedra espuma antigua en cuyo lecho una mujer plasmó a la diosa Tierra hace años; A Chthonic Becoming (Mendieta’s Venus) de Ernesto Solana es el encuentro entre una cueva indómita y la piel desnuda (una mitad bronceada, la otra casi sin tocar por el Sol). Luego, hacerse tragar por la Tierra justo en el punto donde yace una de las invocaciones femeninas de Ana Mendieta y desvestirse para seguir su mapa hacia lo subterráneo, el inframundo. En un vector inverso, las obras Totemic Figure (Offering II) y Taxon Resin V - X (Antropocene Studies) reconfiguran y encapsulan pequeños fragmentos de objetos cualquiera de nuestra era: plástico con forma de flor, alambre metálico, papel impreso, concha de caracol, etc.

Ernesto Solana, A Chthonic Becoming, 2018, Video, 2''. Cortesía del artista y de Kino
Ernesto Solana, A Chthonic Becoming, 2018, Video, 2''. Cortesía del artista y de Kino

Ernesto Solana, Taxon Resin V-X Anthropocene studies, Pájaro Piedra, Kino, Ciudad de México, 2020. 
Cortesía de Kino
Ernesto Solana, Taxon Resin V-X Anthropocene studies, Pájaro Piedra, Kino, Ciudad de México, 2020. 
Cortesía de Kino

En su película Fitzcarraldo (1982), el alemán Werner Herzog cuenta la historia de un empresario que sueña con explotar el caucho del Amazonas y fundar una casa de ópera para inundar la atmósfera selvática con “gran arte”. Treinta y seis años después, Adrián Balseca atiende a la violencia de esta imaginación colonial, subvirtiendo la operación con Grabador fantasma, una barca impulsada por energía solar que graba los sonidos del cauce del río mientras se desliza silenciosamente. Un dispositivo para la escucha que establece un circuito opuesto a su referente con una proposición sensible a contracorriente. Quizá necesitamos guardar silencio y escuchar más. En escala de grises, la proyección de Skin of Labour articula el texto visual de la película sobre la extracción del caucho en el Amazonas ecuatoriano con la sonorización en vivo a cargo de Space Cadet, insistiendo una vez más en la vitalidad de lo sonoro y su presencia espacial.

Adrián Balseca, Grabado fantasma, Pájaro Piedra, Kino, Ciudad de México, 2020. 
Cortesía de Kino
Adrián Balseca, Grabado fantasma, Pájaro Piedra, Kino, Ciudad de México, 2020. 
Cortesía de Kino

Adrián Balseca, Grabado fantasma, Pájaro piedra, Kino, Ciudad de México, 2020. 
Cortesía de Kino
Adrián Balseca, Grabado fantasma, Pájaro piedra, Kino, Ciudad de México, 2020. 
Cortesía de Kino

Tanto el ensayo cinematográfico Verás animales sobre la lluvia de Aldredo Ruiz Arias como el largometraje Perro lobo (Lycisca) de Gerard Ortín, alternan diversas perspectivas sobre “lo animal”. Desde un experimento plástico marcado por la discontinuidad de escenarios en la primera, hasta la exploración etnográfica y poética de Ortín sobre la relación entre los cánidos y los humanos en el Valle de Karrantza, ambas películas delinean un mundo en el que cualquier forma de vida y sitio del planeta están sujetos a la domesticación y explotación.

El último contrapunto del proyecto acontece a una cierta distancia, en Patricia Conde Galería. Cemetery (Archive Works) exhibe los bocetos, notas e ideas germinales de Cemetery, un largometraje de Carlos Casas centrado en el viaje de un elefante junto a su mahout, el último guardián de un cementerio de elefantes, en el fin del mundo.

En conjunto, la naturaleza percibida por Pájaro piedra se asoma desde un lecho de muerte, un cadáver embalsamado, el canto de un cisne y un dictamen forense. Voces de duelo y versos de amor a una vida que parece agotarse cada noche que amanece. Arte con membranas más o menos permeables para incorporar partículas icónicas y corrosivas del entorno mientras flota sobre la naturaleza con un anhelo de nado en contracorriente, de vuelta a casa. Ojalá aún nos quede tiempo para restituir lo que hemos despojado.

"una mirada desde la alcantarilla
puede ser una visión del mundo

la rebelión consiste en mirar una rosa
hasta pulverizarse los ojos"

“23”. Alejandra Pizarnik, ​Árbol de Diana. México: Debolsillo, 2018

La exposición se puede visitar únicamente con previa cita confirmada escribiendo a kinotonala@gmail.com.

Publicado el 18 mar 2020