Exposición

Aquelarre. Capítulo I: de lo cotidiano a lo mágico

Exposición virtual
Exposición

8 mar – 31 may

Fundación Marso
Map

Como parte de la exposición hay tres nuevas actividades completamente gratuitas: un conversatorio con las artistas Daniela Libertad, Perla Krauze y Ale de la Puente; la conferencia “El malestar y la cultura de la brujería”, con la antropóloga y filósofa Zenia Yébenes; y una lectura en voz alta a cargo de la poeta Maricela Guerrero.

Estas actividades, al igual que el capítulo I completo de Aquelarre, ya pueden visitarse en formato digital en el sitio web de Fundación Marso.

La bruja es cotidiana e inmediata. Existe en las transiciones de la luz, en aquello que nos pasa desapercibido, en corazonadas, escalofríos, reacciones viscerales, premoniciones y otras sensaciones físicas, en pensamientos que van y vienen y en miradas intercambiadas. En este núcleo de la exposición, se manifiestan las dimensiones espirituales de la bruja, así como sus capacidades para jugar y divertirse, y las formas en que habita la memoria, la intimidad, lo frágil y la materia, a través de lo conocido, lo visible, lo “normal”. El arte aquí se percibe como un lenguaje para extraer aquello que existe dentro de nuestros territorios psíquicos, y provee de vocabulario para la intuición, para lo sutil. Las obras formulan y proponen maneras de integrar magia, misticismo y asombro a la vida diaria, invitan a mirar, escuchar y sentir con intención. Nuestros estados psicológicos y las formas en las que nos relacionamos y construimos nuestro habitar, siempre han estado imbuidas de significados espirituales y mitológicos, pero olvidamos que esta información, la cual se mueve en el espacio-tiempo de lo sutil e inmaterial, constantemente altera nuestras percepciones, nuestras acciones. Las obras de Daniela Libertad, Perla Krauze, Lorena Herrera, Clara Sánchez Sala, Chantal Peñalosa, Katri Walker y Ale de la Puente nos invitan a soltar nuestros puntos de referencia para permitirnos ser afectades por el mundo, el visible, el invisible y todo aquello que existe en el intermedio. Como poéticas del espíritu, algunas piezas revelan lo sagrado, los poderes restaurativos de rezos, rituales, festejos y transiciones. Animan y potencian fantasías, ofreciendo información crucial para mediar entre nuestro presente y nuestro pasado. Las artistas integran elementos de la vida cotidiana, y a partir de su yuxtaposición con otros elementos aparentemente ajenos, o descontextualizando objetos, tiempos y espacios crean una diversidad de enigmas, convierten lo ordinario en algo fantástico. Algunas obras recurren al sentido del humor y a la ironía, otras generan rituales y ofrendas; también se cuestionan valores materiales y simbólicos. Las artistas crean espacios en donde truquean, alteran, camuflajean, modifican apariencias, juegan con lo que consideramos “normal” para que reintegremos a nuestras vidas, de una nueva manera, esa normalidad y se potencie la vida. Al resignificar aquello que integra nuestra cotidianidad, convierten nuestras vidas en acontecimientos, en aquello que se sustrae de lo cotidiano y vale la pena convertir en historias. Nos dejan con la pregunta, ¿y qué espacios psíquicos y sagrados somos capaces de inaugurar en nuestras vidas cotidianas? ¿cómo podemos restituir y animar aquello que parece desgastado?

— Fundación Marso

Curaduría: Jessica Berlanga Taylor y Sofía Mariscal